Publicidad:
La Coctelera

T E R R A L

Viento andíbero en la región de los valles.

12 Agosto 2014

C o l o n i a l

La ciudad nuevamente está de Aniversario...

La Serena: Almagro con Carrera en los años '70.      JM

Colonial José Manuel Pizarro

Una casona colonial, adobera antigua y fruta fresca, perdura oníricamente para sueños del ayer en la barriada ribereña. Cuando el albaricoque y la corona del inca prodigaban otros reinos. Donde aún suele sentirse el paso de los carruajes y las onomatopeyas de los niños junto al río. Ay, barrio de Santa Inés…

 

Varias casonas antiguas, en las calles Almagro y Brasil, hablan semidormidas. Son las imágenes y voces de una ciudad en pleno crecimiento, según el vaticinio de su generador: Pedro de Valdivia. La Serena celebra 470 años. El brazo derecho viene orillando al río de los elquinos. Casa esquina con un pilar.

 

Las actividades no paran y cada día aumenta la participación. El río, aunque despabilado y cada vez más despojado de su pedregal, calla. Los niños del ayer frecuentaban las orillas y regresaban con una cesta repleta de camarones. Caballos marismeños y más de alguna vaquilla ramoneaban entre desagües.

 

Por el Barrio Santa Inés hubo una casona de adobera antigua y pasada a fruta fresca (Almagro con Carrera) administrada por Ricardo Alday Pizarro, oriundo del valle de Elqui. Allí, los muchachos de entonces se esmeraban por el deportivo imbatible hasta los años ochenta: “Unión Carrera”.

 

Aunque, el nuevo aniversario revitaliza tradiciones, los fundamentos para una calidad de la educación pondera al ayer y hoy: la inteligencia emocional, dicen. Ya no existe la casona para juegos y soñaduras. Finalmente, en calle Brasil aún recuerdan la pescadería de don Wenche, un almirante por gracia y valor. ¡Vale

servido por terral sin comentarios compártelo

5 Agosto 2014

I n d i o

Entre Rivadavia y Vicuña, al interior del Valle de Elqui (Chile) hay un vestigio diaguita...

Andacollito. Paso del indio.           JMP

Indio José Manuel Pizarro

Un diaguita amistoso, legado de piedra, prodiga misterio para observadores curiosos en la lonja ribereña. Cuando un abastero ingenioso solía hacer bromas y éstas se fijaron en la aldea. Donde aún hay vestigio del paso aborigen en la senda estrecha de un roquerío. Miren, el indio criado con raíz…

Al otro lado del río, tal como un “enterradito” en la ladera de Andacollito, la cabeza de lo que podría ser una representación humana se asoma. Mira, al parecer, a un pueblo sin su querida Escuela Granja 2014; mira y mira. No, no tiene poder para cambiar las cosas: La tecnología vinatera se impone al huerto.

Hoy, mientras los chilenos recuerdan la preocupación por los enfermos y patrimonio religioso, hay acciones del pasado. Pedro J. Ramírez, biógrafo, advierte: “1559 Don García Hurtado de Mendoza funda asilos para enfermos pobres y dementes en la ciudad de Santiago. En La Serena (…) varias iglesias”.

Pero, habíamos quedado con el abastero que acuñó el término que, hoy y a modo de saludo, lo hace la generación joven: “indio o india criada con raíz de camarote”. Don Máximo Pinto, sonreía después de calificar genealógicamente a su clientela. Para él la amistad no existía: “conocido y eso”, sentenciaba.

Sin embargo, el diaguita amistoso observa al pueblo y ve el paso vial por la Ruta 41 a la costa o al interior del valle. Desde la ladera diaguitana se puede apreciar el vestigio de terrazas – semejantes a las que están emergiendo en Paihuano y otros lugares- para avivar la cultura diaguita actual. ¡Vale!

servido por terral sin comentarios compártelo

5 Agosto 2014

C a r b u n c l o

Los mineros del Norte Grande y valles en general avivan leyendas...

El carbunclo de oro es leyenda minera.           jmp

Carbunclo José Manuel Pizarro

Un carbunclo solitario, alma en pena, ilumina ocasionalmente rinconada minera para admitir otra leyenda en la lonja ribereña. Cuando la veta de las rocas blancas suele parecer tan luminosa como lámpara de minero. Donde un abuelo lugareño solía repetir que donde remata la veta hay algo. Amarillo es el oro…

 

Por estos días, comienzo de agosto, los diaguitas actuales aún preparan las semillas de zapallo. Sembradores ancestrales van arreglando las pozas con tierra húmeda y una porción de  abono caprino. Así, los carbunclos vegetales lucirán, luego, tan amarillos como el oro nativo. La luz viene del cerro.

 

A menos de cinco kilómetros de Vicuña y pasado el puente de Peralillo se divisa la veta de las rocas blancas que adornan a una de las laderas de la quebrada. Sobre la ex línea ferroviaria frente a El Cebollín; allí, aún, apegada a la montaña diaguita, el agua se escurre llevando una que otra historia.

 

Para los “cateadores” de Atacama y Coquimbo, una lucecita es indicio del carbunclo de oro o animal mitológico con luz propia. -¡Oro! Advierten los más avezados. – ¿El oro en peñas blancas? Hum. Desde la Calle Nueva ( ventolera de recuerdos) el paso del carbunclo suele ser visible en noches terraleras.

 

José Gómez Rojas (ya fallecido) recordó a la gente del lugar que en aquel sitio hubo un lazareto. En efecto, una peste desconocida obligó a las autoridades de la época a marginar a algún difunto del camposanto tradicional. Gómez, nacido y criado en el pueblo tenía otros datos del carbunclo sin el oro nativo.

servido por terral sin comentarios compártelo

1 Agosto 2014

P o r u ñ a z o

Con el recuerdo vivo de los almaceneros del ayer va esta nota de la narrativa diaguita actual...

La poruña imaginaria...               JMP

Poruñazo José Manuel Pizarro

Una poruña imaginaria, mano de lata, revive fragancias y sonidos para despacheros en la lonja ribereña. Cuando emprendedores adelantados bajaban y subían por la pueblería regional para negociar productos. Donde los “cercos y lluvias” fueron graneros milagrosos. Diaguitano pan partido…

 

¿Qué representa una poruña? Tal como se visualiza podría ser el símbolo de los vendedores de semillas y otras especies similares. Todo lo pequeño y valioso ha pasado en su forma de tubo con su parte superior recortada: arvejas, lentejas, porotos y otras. ¡Ah, hasta el oro nativo aporta lo suyo!

 

En los barrios santiaguinos y de provincia, la poruña y otros implementos de los almacenes o “despachitos” ya son parte del folclor. La porotada de Illapel y Salamanca eran tal como gotas de una lluvia alimenticia y solidaria. Cuentan que los sembradores que vivian en cercos sólo aguardaban la cosecha.

 

Mientras miles de escolares ponen fin a las vacaciones de invierno 2014, el paisaje luce con florecillas que han superado la escarcha. Una que otra siembra a la antigua podría pasar al envasado industrial con la etiqueta llamativa y la “denominación de origen” correspondiente.

 

Para los diaguitanos de los años cincuenta –siglo pasado- (aún con arrieros sobrevivientes y nuevos distribuidores de mercaderías en camiones), los despacheros Carlos Arqueros y Pedro Rivera… eran infalibles en la atención al cliente. - ¡Don Carlos, por favor un kilo de porotos! Y el experto alargaba el brazo y presentaba la medida de un solo poruñazo. Hum

servido por terral sin comentarios compártelo

16 Julio 2014

M o c h i c a

Un hallazgo arqueológico y una gata desconocida inspiran a esta nota....

El culto felino a una desconocida               JMP

Mochica José Manuel Pizarro

Un hallazgo arqueológico, atuendo ceremonial, evidencia uso metalúrgico para garras felinas en la cultura moche. Cuando un personaje de elite suele confundirse entre el huaquero milenario. Donde, montaña abajo y al sur del mundo, viene el mes de los felinos caseros. Estaba el señor don gato…

 

La población iberoamericana se anima con el testimonio histórico de un pasado rico en tradiciones. Y, hasta el decano más serio abre espacio – aunque pequeño- para este tipo de información cultural. Así, en edición dominical de “El Mercurio” (Santiago de Chile 13 de julio de 2014) la excepción viene clara:

 

“Arqueólogos peruanos: Hallan atuendo felino usado en ceremoniales preincaicos”, alerta el “copete” ante el titular reforzado con una foto en colores y 13 líneas a una columna. Se trata de una cultura que vivió hace 1500 años al norte de Perú y, hoy, ofrece la posibilidad del rescate in situ o mismo lugar.

 

Con un cetro de cobre, parecido al del Señor de Sipán y garras felinas hechas de cobre revelan parte de ceremonial preincaico. No más grandes que un par de manos humanas, las ceremoniales impresionan. La búsqueda no es nueva. Otros medios informativos – Internet y páginas Web- aportan al caso.

 

Mientras en Chile, la Ley Indígena – 19.253- que permita actualizar a los diaguitas del ayer… sigue en siesta larga. Ahora, con la llegada de agosto, un señor don gato no pierde de vista a la felina que llegó -¿“nadie sabe de dónde”?- con un collar de metal en el cuello. Las etnias andinas siguen activas y sugerentes.

servido por terral sin comentarios compártelo

9 Julio 2014

A m a r r a n d a

En julio es la temporada de las amarras. Pero hay otras nuderías...

Valle de Elqui                                            JMP

Amarranda José Manuel Pizarro

Las amarras parroneras, aretes de la suerte, reaniman parte de la estética utilitaria de los diaguitas en la región de los valles. Cuando las “cortaderas de los ríos”, las totoras y más de algún cáñamo solía servir como amarra. Donde el “nudo ciego” asegura amores entre las parronadas. Dos corazones quisiera tener…

 

Los diaguitas del ayer, al parecer, despertaron con la última lluvia  y nevazón en la precordillera. El turismo a San Juan – paso cerrado- duerme el sueño invernal entre las hijuelas, parronales y viñas de Elqui. Pasando agosto   ya vendrán otras fiestas con el terral; el viento zonda aguarda otro tanto.

 

Dos corazones…dos amarras, se asegura entre el vecindario. Porque si de amarras se trata, la cosa viene desde otros tiempos. Años del siglo décimonoveno con demanda en la agricultura y la minería…había que cruzar la cordillera andina a lomo de mula. Calingasta y Rivadavia  son amarras vecinas.

 

Tal como en los nudales de los quipus precolombinos, la huerteria de Huasco al sur se fue contando nudos. Pasó un tiempo largo sin enredos y nudos ciegos. Hoy, la juventud asume otra nudería que supere, definitivamente, a la poda. La vendimia…viene por la tarea bien hecha. ¿Qué es una amarranda?

 

- Cuando la palabra que significa temporalidad pierde sentido; casarse, por ejemplo, y cambiar el domicilio anterior por el de la parronada. La vida viene anudada; el destino, desatado. Ya los pámpanos verdes estarán maduros por la primavera y alguna diaguita actual afianzará el nudo con otra amarra. ¡Vale!

servido por terral sin comentarios compártelo

3 Julio 2014

P a n c u t r a d a

Y  la "pantrucada" de los reseros y transportistas pasó a llamarse "hervido" o caldo de cabeza...

Los reseros de antaño sabían poco de pantrucas             Google

Pancutrada José Manuel Pizarro

La comida invernal, suerte de la olla, prodiga sabor de harina amasada con yema de huevo y monte picado para paladares patrimoniales en la región de los valles. Cuando el folclore nortino crea afinidades o antagonismos entre el ajiaco y otros picantes. Donde el “recocido” es rey. T’a listo el almuerzo…

 

Pancutra o pantruca es lo mismo. El pan nuestro –todo- viene desde muy atrás. De algún “paraíso perdido”…, tal vez. De alguna majada atacameña y diaguita o del recetario innovador de los nuevos profesionales en el arte del buen yantar. Los internautas pueden, hoy, comparar con la publicidad.

 

En “Cuchareando”, por ejemplo – página web- se rescata: Ingredientes: 1. 5 litro de caldo, 2 yemas, 2 cucharadas de perejil picado y otras dos de cebollinos. En relación a la masa: 2 cucharadas de harina, 1 huevo, 1 cucharadita de aceite, sal y agua tibia, recomiendan. La sustancia esta en el hueso ganadero o esqueleto del ave.

 

Para los transportistas y afines, el ajiaco alimenta y despabila. El verseador ribereño cantaba:”El ajiaco y la pancutra/ van de olla en olla; / uno se pone al rojo, / la otra tan blanca como pollolla”.  Ahora, con 5 tazas de agua por hervir se espolvorea el contenido y queda lista la sopa.

 

Más “Hervido” que otra cosa, resultó la comida con que Luis Bolados sorprendió a los vecinos reseros próximos a San Juan (Argentina). En efecto, nadie aprovechaba las cabezas de vacuno y él realizo su pancrutada gigante. ¡Claro, desde el medio siglo pasado impera el caldo de cabeza! - T’a listo el almuerzo.

 

servido por terral 4 comentarios compártelo

1 Julio 2014

Pa t r i o

Desde las tierras del sur al norte, la sensibildad humana forja al patriotismo...

Araucanía                                                            Google

Patrio José Manuel Pizarro

Un animador natural, héroe anónimo, deja apuntes para seguidores renuentes en la franja tricolor.  Cuando la tierra colchagüina aporta a un pensador de patria grande entre tantos forjadores de chilenidad consciente y laboriosa. Donde la axiología urbana exige trato afectivo y respetuoso. Vamos a ganar…

Nicolás Palacios Navarro (Santa Cruz, 9 de septiembre de 1858 – Alto de Junín, 11 de junio de 1911) fue y es un ejemplo para adentrarse en el “amor a la Patria”. Pedro J. Ramírez, biógrafo, acota: “El patriotismo fue su culto, la República su templo, el pueblo su ídolo y la raza chilena su amor”. Es la nación, esa porción de aire, agua, tierra y otras cosas ausentes o a la vista.

Palacios, nacido y criado en tierra ubérrima donde impera el trabajo agrario, la comida grata, el verso y el buen vino no escatima su inteligencia y voluntad en cosas inútiles. Con diez años –huérfano de madre- su meta es egresar del Instituto Nacional en Santiago de Chile y luego convertirse en médico para enrolarse donde está el hermano.  Pero, el corazón impone razones…

Ya retirado, hay dos impactos en su vida: los despojos de tierra en la Araucanía y los sucesos del norte. Wikipedia recuerda:”En 1907, ubicado en un hotel de la plaza de Iquique, presenció la matanza de centenares de trabajadores salitreros en la Escuela de Santa María, que condenó con todas sus fuerzas”. Más tarde, solitario, sólo pide una bandera a modo de mortaja. En “Raza Chilena”, ensayo de su autoría, habla del mestizaje criollo y español. ¡Vale!

servido por terral sin comentarios compártelo


Sobre mí

José Manuel Pizarro Rojas (TERRAL), en apoyo a la Cultura Diaguita sigue desarrollando formas aproximadas a la estética de la cultura originaria. Las notas anteriores al cambio de estilo se han recogido en textos artesanales: Terraleando, Chañar diaguita, El Diablo en Diaguitas, Alamar,Piramidelqui y otros. manueleife@gmail.com
Estadisticas de visitas Free Counter
Website Counter visiteurs online

Fotos

terral todavía no ha subido ninguna foto.

¡Anímale a hacerlo!

Buscar

suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

¿Qué es esto?

Crea tu blog gratis en La Coctelera